En la temporada invernal, hay que hacerle frente al frío

1373196

 

¿Qué tiene de complicado comprar una chamarra? Pareciera que adquirir esta popular prenda resulta una de las tareas más sencillas del mundo y que sólo necesitamos guiarnos por nuestro gusto para seleccionar el modelo más apropiado y divertido para nosotros.

Aunque las chamarras y suéteres son de las prendas en las que mejor invertimos el dinero por su durabilidad en materiales, no poner atención a los pequeños detalles puede ocasionar que tu compra no resulte tan satisfactoria cómo pensaste.

Antes de comprar cualquier producto es importante valorar qué tan necesario y urgente es, si con esa compra reemplazamos, en este caso, una chamarra vieja que más que cubrirnos del frío parece que se deshace a pedazos y las costuras están reventadas, si no tenemos un modelo similar o es simplemente por el gusto de sumar una prenda más a nuestro clóset.

Esto ayudará a determinar el presupuesto que destinaremos en la compra, si realmente estamos dispuestos a pagar una alta cantidad por una chamarra sencilla y a la moda o si lo que buscamos es calidad sin importar el precio de la etiqueta.

Acudir a las tiendas y echar un vistazo previo permite comparar precios, tendencias y precios, además de materiales y sobre todo, si hay ofertas que aprovechar antes de decidirnos por una sola opción.

Al llegar a la tienda no dudes en solicitar asesoría de los encargados, preguntar cuáles es la variedad de chamarras o suéteres que tienen o si esperan nuevos modelos. Si ya tienes en mente un diseño en específico hazle saber eso al vendedor para que te muestre cuáles opciones se acercan más a lo que buscas.

En el caso de las chamarras es importante comparar las tallas, aunque tú ya conozcas cuál es tu medida común, ya que —dependiendo de los materiales— la prenda puede aflojarse o encogerse con el paso del tiempo o en la primera lavada si es que no sabes a detalles las características de los materiales, si se trata de fibras naturales o sintéticas, si tiene relleno o forros al interior.

Si ya estás convencido del modelo y pagarás sin meditarlo más, revisa que las costuras estén perfectamente alineadas, sin hilos sueltos, que los cierres funcionen y no se “traguen” la tela en el subir y bajar, que los cuellos y puños no tengan tela carcomida o deshilachada, además de que los botones sellen y embonen perfectamente y tengan repuesto en dado caso.

Un estilo para cada momento

Aunque para algunos las chamarras sean prácticamente iguales, salvo su la diferencia en telas y formas; hay distintas formas de llamar a esos que nos cubre cuando hace frío, ya que se trata de prendas que también cumplen distintas funciones de acuerdo a la forma en que las combines.

Pero recuerda que tú pones las reglas y no necesariamente debes seguir la tendencia.

*Cárdigan: uno de los estilos más clásicos y versátiles del guardarropa. Su ligereza lo convierte en un suéter cómodo y práctico para días en los que el viento no esté tan frío y lo puedas vestir sin el riesgo de acalorarte durante el día. Su principal característica son los botones frontales, mangas rectas y cuello de efecto “V”.

*Chaqueta: sin duda uno de los modelos más resistentes y duraderos, en especial, si se opta por materiales de piel que proporcionan mayor durabilidad en colores, acabados y costuras. Suelen tener bolsas laterales con cierres de costura invisibles.

*Rellenas: aunque ya no son tan populares y el relleno tradicional de plumas de ganso paulatinamente se ha cambiado por borra de algodón, siguen siendo el complemento ideal para climas extremadamente fríos. Su principal atributo es que son piezas transformables con posibilidad de quitar el gorro o mangas y convertirlo en un práctico chaleco.

*Sudadera: Adaptable a cualquier estilo casual. Aunque su función original es para proteger a los corredores del cambio brusco de temperatura en cuello, espalda y cabeza, gracias a su capucha deportiva, ahora esta prenda se ha transformado en una básica del armario por las tendencias que la han llevado al estilo over-size y ser usada como si fuera una blusa larga.

Mira esto

Fusión de culturas a través de la danza

  Montserrat Rodríguez Saucedo, conocida en el medio del Belly Dance como Marwah Raks, ha …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *