Comandos franceses “cazan” yihadistas de su país en Mosul para que iraquíes los eliminen

 

Comandos especiales franceses ayudan a las fuerzas iraquíes en los suburbios de Mosul a localizar y eliminar a combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) para evitar que regresen a Francia.

Unos 40 miembros de las fuerzas especiales francesas que operan en esa gran ciudad del norte de Irak trabajan con una lista que contiene 27 nombres definidos como “objetivos prioritarios” que los militares prefieren HVI (High Value Individuals = individuos de alto valor) o HVT (High Value Targets = objetivos de alto valor).

Mosul, ocupada por los yihadistas en junio de 2014, está a punto de ser recuperada por efectivos iraquíes y kurdos apoyados por fuerzas especiales de los países que integran la coalición occidental, en especial de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. Los yihadistas solo conservan 10% del territorio de la ciudad.

“Para ubicar en el terreno a los combatientes de su país enrolados en las filas del EI, las fuerzas francesas utilizan medios de geolocalización, fotos y filmes tomados desde satélites y drones, así como dispositivos de intercepción de comunicaciones y programas de reconocimiento facial”, explica Vincent Nouzille, autor del libro “Los asesinos de la República”.

También realizan un intenso trabajo de inteligencia en casas abandonadas por el EI, en las cuales buscan indicios, documentos, teléfonos celulares, computadoras y, cuando es posibles, muestras ADN a fin de confirmar la presencia de combatientes franceses.

Foto: AP

“El trabajo de inteligencia consiste igualmente en explotar datos suministrados por los habitantes para transmitir un máximo de información a los efectivos iraquíes”, agrega Nouzille.

Los franceses “se ocupan de los yihadistas [franceses] aquí porque no quieren que regresen al país”, comentó un alto responsable del servicio contra-terrorista iraquí al autor de un artículo publicado el miércoles pasado por el diario norteamericano The Wall Street Journal, que reveló el caso.

La parte final del trabajo, sin embargo, queda a cargo de los iraquíes, según surge de declaraciones formuladas por militares de Bagdad al Wall Street Journal. Gracias a las informaciones proporcionadas por los comandos franceses, los yihadistas pudieron “neutralizar” a una “gran cantidad” de combatientes de ese país y también de Bélgica y de otros países europeos.

El ministerio de Defensa rehusó formular todo comentario sobre esas denuncias.

El portavoz del gobierno Christophe Castaner admitió en términos apenas velados la existencia de ese programa de eliminación selectiva: “Los combatientes que van al extranjero a hacer la yihad saben que la guerra comporta riesgos y que [en consecuencia] deben asumir esos riesgos”, comentó el miércoles en el Palacio del Elíseo al término de la reunión semanal de gabinete.

A diferencia de Gran Bretaña, que reconoce cuando actúa contra uno de sus ciudadanos en un escenario de guerra, Francia no admite oficialmente ese tipo de intervenciones para evitar ulteriores problemas judiciales. “Las familias de los yihadistas eliminados podrían acudir a la justicia para pedir cuentas al Estado francés”, comentó Wassim Nasr, periodista especializado en terrorismo islamista.

Imagen ilustrativa

No es la primera vez que salen a la luz ese tipo de operaciones.

El ex presidente François Hollande reconoció haber dado su acuerdo en “múltiples ocasiones” para “neutralizar” a yihadistas sospechados de “jugar un papel clave en la amenaza contra intereses franceses” en el Sahel, Irak y Siria.

Hollande confirmó haber autorizado a los servicios especiales y a la DGSE (espionaje exterior) a realizar ese tipo de operaciones. Las principales revelaciones las hizo durante las conversaciones que mantuvo con los periodistas Fabrice Lhomme y Gérard Davet, del diario Le Monde, cuando preparaban su libro “Un presidente no debería decir eso…”

En “Los asesinos de la República”, Vincent Nouzille calcula que durante la presidencia de Hollande hubo en total unas 40 “ejecuciones extra judiciales”.

El consejero diplomático del presidente Jacques Audibert, y su jefe de Estado Mayor particular, general Benoît Puga, siempre afirmaron que “la base legal [de este tipo de acciones] es la defensa colectiva”.

Mira esto

Mujer acusa a Bush padre de tocarla cuando era presidente

  Una mujer del Estado de Michigan acusó al ex presidente de Estados Unidos (EU), …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *