México, con bajo riesgo si fracasa TLCAN

 

Los riesgos de que México pueda ser afectado por un resultado adverso en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) han disminuido, destacó ayer un análisis de la calificadora Fitch Ratings.

En el análisis, la calificadora indicó que el resultado del acuerdo renegociado “probablemente no socavará seriamente el acceso de México al mercado estadounidense”.

Precisó que pese a la “incertidumbre relacionada con el TLCAN”, algunos aspectos de la renegociación podrían presentar oportunidades a mediano plazo.

Las conversaciones para renegociar el TLCAN están programadas para iniciar el 16 de agosto. El secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, expresó el mes pasado que México y Estados Unidos podrían finalizar las conversaciones “en términos generales” para fines de 2017.

Ese resultado podría evitar que las renegociaciones se realizaran durante plenas campañas electorales en ambos países durante 2018. México celebra elecciones generales en julio en tanto que Estados Unidos tiene programados comicios intermedios en noviembre de 2018.

La calificadora puntualizó que en abril, el presidente Donald Trump reiteró que todavía estaba considerando la posibilidad de retirarse del TLCAN, y que aún hay margen para cambios imprevistos en la política comercial de la administración.

Aclaró sin embargo que los objetivos del Representante de Comercio de Estados Unidos publicados el mes pasado incluían el mantenimiento de un acceso libre de aranceles para bienes industriales como objetivo prioritario.

Tales objetivos también sugieren que es menos probable que Estados Unidos trate de usar reglas de origen para restringir el acceso de México al mercado estadounidense.

Las posibilidades

La incertidumbre en torno al proceso de renegociación puede pesar todavía sobre la inversión mexicana, incluyendo la inversión extranjera directa y el consumo, advirtió Fitch.

Por otro lado, resaltó que un resultado positivo sería que el acuerdo se ampliara para incluir nuevos sectores como la energía y el comercio electrónico, así como mejoras introducidas en las aduanas y la facilitación del comercio, que es también un objetivo estadounidense.

Asimismo, la actualización de las normas de origen podría beneficiar a México si aumenta el contenido regional, por ejemplo, en productos electrónicos.

La modernización del TLCAN podría además reforzar los esfuerzos de reforma económica estructural del Gobierno mexicano, por ejemplo al promover una mayor inversión extranjera y la competencia en los sectores de energía y telecomunicaciones.

Fitch explicó que esa reducción de los riesgos para México fueron los principales motivos de la revisión de la perspectiva de la calificación soberana BBB+ de México de “negativa” a “estable”, anunciada el pasado 3 de agosto.

Mira esto

Dólar continúa a la baja y se vende en 19.19 pesos

  El dólar libre se vendió en sucursales bancarias de las Ciudad de México hasta …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *