Importantes avances en el gran proyecto europeo contra la hidatidosis

 

El Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, centro del CSIC) (España) acoge hasta el 12 de septiembre de 2017 una reunión del proyecto europeo ‘Human cystic Echinococcosis ReseArch in CentraL and Eastern Societies’ (HERACLES), que tiene como objetivo investigar la hidatidosis, una enfermedad parasitaria que afecta tanto a animales como al ser humano. Los científicos participantes están constatando importantes avances en la obtención de datos epidemiológicos, así como en la mejora del diagnóstico y el tratamiento.

 

En declaraciones a DiCYT, Adriano Casulli, investigador del Istituto Superiore di Sanitá de Italia y coordinador del proyecto, ha mostrado su satisfacción por el cribado poblacional realizado, pruebas diagnósticas llevadas a cabo en el este de Europa, que se considera la zona más afectada. “En Rumanía, Bulgaria y Turquía han participado 25.000 personas con el objetivo de cuantificar la prevalencia de la enfermedad en esta área”, explica.

 

Estos datos epidemiológicos son básicos para avanzar en el resto de las cuestiones, por ejemplo, conseguir mejores tratamientos. De hecho, uno de los problemas de la hidatidosis es que la mayoría de los ensayos clínicos realizados hasta ahora han sido tan reducidos que no permiten llegar a conclusiones definitivas. En este sentido, los investigadores esperan trasladar a humanos una nueva terapia. “La estamos probando en modelos animales y estamos obteniendo resultados”, comenta Casulli.

 

Otro de los paquetes de trabajo se centra en el diagnóstico, con especial protagonismo español, tanto por parte de la empresa Vircell, de Granada, como del grupo liderado por Mar Siles en el IRNASA. “Tiene una importante contribución”, afirma el coordinador del proyecto, “ya que ha sido seleccionada para participar en este proyecto porque es líder en el desarrollo de herramientas serológicas para detectar la enfermedad”.

 

Hasta ahora, se emplea la ultrasonografía, técnica de ultrasonidos que crea imágenes y, en este caso, permite clasificar los quistes hidatídicos. Sin embargo, no sirve en todos los casos y es tan compleja que requiere una alta cualificación técnica para su manejo. Por eso, una de las grandes apuestas de este proyecto es encontrar una alternativa basada en la serología, la presencia de anticuerpos del parásito en fluidos biológicos.

 

“Nos queda trabajo por hacer, pero hemos realizado una selección de antígenos que hemos producido aquí, de manera que los mejores han ido a parar a la empresa de Granada interesada en desarrollar un kit diagnóstico final comercializable y mejore lo que hay actualmente”, explica Mar Siles, directora del IRNASA y responsable de esta parte de la investigación. El nuevo método será barato y no necesitará personal especializado, puesto que se va a materializar en tiras inmunocromatográficas o papeles especiales que, gracias a los antígenos, cambian de color en contacto con la muestra biológica cuando existan anticuerpos de la enfermedad.

 

Además, otro de los pilares del proyecto es la creación de un banco de muestras de la enfermedad para facilitar la investigación de la comunidad científica internacional, una instalación “única en el mundo” que ya está ubicada en el IRNASA y funciona a pleno rendimiento. “El biobanco ha recibido casi 5.000 muestras y es bastante activo, ya estamos sirviendo a laboratorios y grupos de investigación de España, Francia, Italia, Australia y otros países que están interesados en utilizarlas”, comenta Mar Siles.

 

Asimismo, el proyecto HERACLES incluye la realización de un registro europeo de pacientes con hidatidosis que ayude a comprender mejor la patología y que se sumará a una base de casos retrospectivos previamente desarrollada por el IRNASA.

 

La hidatidosis es una grave patología parasitaria causada por larvas de un tipo de verme denominado Echinococcus granulosus que puede pasar del perro al hombre a través de hospedadores intermedios como el ganado, especialmente, las ovejas. Dada su relevancia y la escasez de datos y herramientas para su manejo, la Comisión Europea dotó hace tres años a este proyecto del Séptimo Programa Marco con tres millones de euros y ahora le ha concedido una prórroga de un año dados los buenos resultados.

Mira esto

Una investigación explora por primera vez el débil aroma de los panes sin gluten

  Científicos del Departamento de Química Analítica de la Universidad de Valladolid (UVA) y del …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *